El 2019 promete para Argentina

del potro usopen

Una vez finiquitado el 2018 para los tenistas argentinos, estos se centran en un 2019 en el que esperan lograr más éxitos con el colofón final de una Copa Davis que ilusiona.

2018 ha sido un muy buen año para el tenis argentino. Juan Martín del Potro y Diego Schwartzman han sido claves en este curso para elevar el nivel nacional en el deporte de la raqueta. El tandilense hizo enormes Grand Slams, con final incluida en el Open de Estados Unidos, además de ganar el Masters 1000 de Indian Wells, el primero de su carrera. Todo ello le llevó a copar un número 3 del mundo, demostrando una regularidad pocas veces vista antes en él. Por su parte, Schwartzman hizo su mejor curso rozando el ‘top ten’ de la clasificación ATP a principios de junio, cuando se colocó decimoprimero.

Del Potro no ha podido finalizar de la mejor manera, debido a una lesión que le ha apartado de los últimos torneos. Pero no cabe duda de que cuando vuelva, regresará como un firme candidato en los campeonatos en los que conviene gastarse el dinero de los bonos que las casas de apuestas entregan a sus nuevos usuarios. En el masters 1000 de Shanghái sufrió una fractura de rótula, un contratiempo que no le ha permitido retornar a una Copa de Maestros a la que no acude desde 2013.

Pero, aunque no haya una fecha estimada para su vuelta, parece claro que Juan Martín, un gran conocedor de su cuerpo debido a la cantidad de lesiones sufridas durante su carrera, no forzará para estar listo. Lo primordial es que se recupere del todo para seguir dando unos cuantos años de buen tenis, los que aún le quedan por calidad y edad (30).

Su mejor año desde 2013

2018 le ha servido al tandilense para volver a sentirse importante. Además de los logros anteriormente comentados, queda por añadir esas semifinales en el Open de Francia y los cuartos de final en Wimbledon, donde cayó tras un partido a cara o cruz ante Rafael Nadal, el entonces número 1 del mundo. Todo ello ha hecho que en la temporada, Del Potro haya ganado 47 partidos, por solo 13 derrotas, lo que le deja con un 78% en porcentaje de victorias.

Aunque, esa lesión podría hacer que se perdiera los primeros torneos del 2019, incluyendo un Abierto de Australia en el que es seria duda. Allí apenas defiende los puntos de la tercera ronda a la que llegó en su anterior participación, por lo que tampoco le compensa forzar, salvo que se vea en una buena forma como para hacer algo importante en un Grand Slam donde nunca ha pasado de cuartos de final.

A partir de ahí parece que sí que estaría listo para los primeros Masters 1000 de la campaña. Indian Wells y Miami son dos de los nueve torneos de esta categoría en los que la superficie más le benefician por su juego, por lo que seguramente su mente esté puesta en estar en estos campeonatos estadounidenses a toda costa.

Para la gira de tierra batida, Mónaco está casi descartado, tanto por su cercanía a Miami como por ser un torneo en el que el tandilense suele aprovechar para descansar, solo ha participado en dos ocasiones en él. Sin embargo, Madrid y Roma sí que podrían estar en su calendario, aunque como siempre, él mismo se tendrá que examinar para ver cómo está y qué es lo que le interesa para llegar en mejores condiciones al Open de Francia, el principal objetivo para esta gira sobre arcilla.

Gran ilusión en el US Open y en la Copa de Maestros

De ahí, viene la de hierba, donde menos torneos suele participar Del Potro. En 2017 y 2018 solo fue a Wimbledon y parece que esa será la tónica a partir de ahora, salvo que caiga de manera prematura en Francia o necesite coger forma jugando partidos. Para el Grand Slam inglés, seguramente, la mente del argentino esté puesta en, como mínimo, alcanzar unos cuartos que le permitan mantener los puntos obtenidos este año. Aunque, llegar a semifinales, algo que solo logró en 2013, sería una nueva muestra de su elevado nivel de tenis, ya que esta superficie es la que peor se le ha dado históricamente.

Después, ya todo se encara hacia el US Open, el único de los cuatro grandes que aparece en sus vitrinas y al que ha llegado a la final, en dos ocasiones, y hacia una Copa de Maestros que le hace especial ilusión. Por ello, en este tramo de la temporada, en el que hay entre medias cuatro Masters 1000, el tandilense deba espaciarse más el calendario para llegar en plenitud física a estas dos citas marcadas con rojo.

Por su parte, Diego Schwartzman sí que estará disponible desde el primer momento y posiciona el inicio del 2019 con mucha ilusión y ganas de tratar de alcanzar el ‘top ten’. Ya tuvo un buen papel en el Open de Australia el curso pasado, por lo que para esta ocasión, espera estar en unos cuartos de final a los que nunca ha llegado. Y es que, la buena clasificación en el ranking ATP con la que seguramente llegue, le permitirá tener unas mejores primeras rondas y no encontrarse, hasta esa eliminatoria, con uno de los 10 mejores.

schwartzman copa davis colombia

Schwartzman, objetivo ‘top ten’

A partir de ahí su objetivo será el de levantar el que sería su tercer título ATP tras los cosechados en Estambul y Río de Janeiro, en 2016 y 2018 respectivamente. Para ello tratará de hacer una buena gira de tierra batida con la que pelear por superar la marca de cuartos de final de la que nunca ha avanzado en un torneo de Masters 1000 o Grand Slam. Esto hace que, a nada que en un par de campeonatos de estas categorías se muestre especialmente inspirado y llegue a semifinales, podría dar el salto en la clasificación y colarse entre los 10 mejores, hecho que convertiría a Argentina en un privilegiado, teniendo a dos de sus hombres en esas posiciones.

En Wimbledon tiene el objetivo de pasar la primera ronda, algo que solo ha conseguido en una de las cuatro participaciones que ha tenido el tenista de 26 años de Buenos Aires. Mientras que en el US Open, la idea es llegar muy lejos para consagrarse. En el horizonte lejano está una Copa de Maestros a la que podría acudir si cumple con las expectativas y logra en los grandes torneos, superar sus marcas y sumar una gran cantidad de puntos que le lleven al ‘top ten’.

La nueva Copa Davis invita a Argentina

Por último, queda por destacar en este 2019 la participación de Argentina en la Copa Davis. Una vez recibida la ‘Wild Card’ por parte de la ITF, la AAT ha hecho oficial que se saltará la fase de clasificación y será, directamente, uno de los finalistas.

Recordemos que esta edición será algo novedosa con respecto a las últimas. 18 países disputarán la final en una semana en noviembre, del 17-24, en la que habrá seis grupos de tres equipos con unas posteriores eliminatorias de cuartos de final, semifinales y final a las cuales acudirán los seis ganadores y los dos mejores segundos. Todo ello en una misma sede, habiendo sido Madrid la designada para el 2019 y el 2020.

del potro copa davis

Por el momento hay seis clasificados para esta última ronda, los cuatro semifinalistas de la edición del 2018 (España, Francia, Croacia y Estados Unidos), así como los dos invitados (Argentina y Gran Bretaña). Los otros 12 conjuntos saldrán de la fase de clasificación que cruza a 24 selecciones entre el 1-2 de febrero.

Incentivos para atraer a los grandes jugadores

Como nueva norma, además de lo anteriormente ya comentado, los partidos se disputarán al mejor de tres sets, hecho que hará algo más atractiva para los jugadores a la competición que vivirá su edición número 118 con todas estas revoluciones. Además, unas grandes sumas de dinero esperan a los participantes, algo que debería llamar la atención de los mejores tenistas del mundo para participar en un campeonato que todavía no contará en puntos para el ranking ATP, aunque no se descarta que pronto pueda ocurrir.

Todo ello convierte a este nuevo sistema de la Davis en una buena oportunidad para Argentina de levantar su segunda ‘Ensaladera’, ya que en 2016 logró la primera. Precisamente esa reciente experiencia, así como la calidad de algunos de sus jugadores, como podrían ser los casos de Del Potro y Schwartzman, hace de la Albiceleste una feroz rival a la que nadie querrá medirse.

Cabe recordar que el Tandilense estuvo en aquel título de 2016, mientras que el de Buenos Aires participó en 2015, cuando Argentina cayó en semifinales a cargo de una Bélgica que después cedió en la final ante Gran Bretaña.

Por todo esto parece que el 2019 hablando en términos tenísticos será un muy buen año para Argentina. Del Potro y Diego buscarán acabar entre los 10 mejores, ganando algún título ATP más que eleve sus figuras en el panorama mundial, mientras que en el horizonte queda una Copa Davis en la que su nuevo sistema favorece a Argentina para que esta busque su segunda ‘Ensaladera’.

You must be logged in to post a comment Login

Shopping cart

Subtotal
Shipping and discount codes are added at checkout.
Checkout